viernes, 21 de diciembre de 2012

El hombre que no era hombre

En el hombre que no era hombre, montaje de diapositivas de gran calidad audiovisual y catequética, en tono humorístico se presenta al hombre despersonalizado que se refleja en un espejo como un borrego-masa, una tele-pasividad, un mono-imitación, un león-agresividad.

Al hacerse una radiografía general sólo se ve como un vacío con telarañas.

Pero un día se plantea el sentido de su vida y, después de buscar varias salidas, encuentra su personalización, como si fuera un gran descubrimienyo o un gran milagro, en pequeños pasos, en gestos sencillos, en buenas acciones que va realizando. Descubre y da unos primeros pasos elementales.