jueves, 28 de febrero de 2013

Benedicto XVI cede el testigo

GRACIAS SANTO PADRE


lunes, 25 de febrero de 2013

Juego del peregrino

PREPARACIÓN DEL JUEGO
Al abrir el tablero observará que se compone de un dado, que se mueve pulsando "Lanza"; un mapa de juego con casillas de distintos colores; cuatro fichas, una para cada jugador o equipo que se mueven arrastrándolas con el ratón; y cinco botones de los mismos colores de las casillas para seleccionar las preguntas pulsando sobre ellos.
Hay dos opciones de juego, pero deberás elegir previamente el ciclo educativo en el que te encuentras para que puedas responder a las preguntas y no sean demasiado difíciles: 1 CICLO (1º y 2º), 2 CICLO (3º y 4º) o 3 CICLO (5º y 6º) de PRIMARIA (aunque este último puede utilizarse en SECUNDARIA): 
A) RUTA DEL PEREGRINO.
B) JUEGO POR CAMINOS.
Camino_del_Norte_color.jpg
Camino_frances_color.jpg
CICLO 1 - 2 - 3 CICLO 1 - 2 - 3 CICLO 1 - 2 - 3
AVISO
"El Camino de Santiago" es un juego educativo. Lo importante no es que en el Mapa de España aparezcan todas las ciudades y localidades que la integran, por necesidad del espacio o recorrido ha sido imposible. Igualmente, cabe pedir disculpas ya que por la misma causa alguna ciudad ha tenido que ser desplazada de su verdadera ubicación.

Fuente: Blog del profesorado de religión católica

viernes, 15 de febrero de 2013

Dos cuentos sobre la fe encontrados en la red



Un cuento acerca de la fe

El pequeño Roberto asistía a la primaria y la maestra les encargó una tarea: “investigan qué es la fe en Dios”.
Intrigado, de regreso a casa le preguntó a su tío “¿Qué es la fe en Dios? Me la dejaron de tarea en la escuela”.
Con una amplia sonrisa, su tío le respondió: “¿En verdad quieres saber lo que es la fe en Dios?”.
“Si”, respondió Roberto.
Bien, vamos a la playa y te lo enseñaré.
Roberto vivía en las paradisíacas playas de Cancún.
Una vez que llegaron, le entregó el chaleco salvavidas y las aletas.
“Pero yo no sé nadar” dijo Roberto.
“Lo sé”, le dijo el tío, “póntelos de todas maneras”.
Lo hizo.
“Ahora, comienza a caminar hacia el mar de espaldas. Llegará un momento en el que sentirás que tus pies no tocan tierra. Déjate ir y arrójate de espaldas. No te hundirás, ya que el chaleco te hará flotar”.
Roberto estaba aterrado “No tío, no quiero”.
“¡Hazlo!” Le respondió “Estaré junto a ti para que no temas. Así que tranquilo”.
Roberto confió en su tío. Mientras caminaba de espaldas llegó un momento en el que sintió que no tocaba tierra. Dudó. Pero recordó las palabras de su tío, aparte de que lo tenía cerca.
En un acto de valor, dio el siguiente paso ¡Ya no tocaba tierra! Sin embargo, flotó en el mar gracias al chaleco. Se sintió emocionado ante la experiencia y feliz.
Ambos salieron del mar. Camino a casa, su tío le explico:
“En esto consiste la fe en Dios: el mar representa la vida. Yo represento a Dios y el chaleco representa la fe. Cuando te adentres en el mar de la vida y sientas que la lógica no puede ayudarte a salir a flote de tus problemas, hasta perder el piso, debes creer que el chaleco de la fe te salvará. Dios estará siempre cerca de ti, pero depende de que te atrevas a dar el primer paso de confiar en EL, vistiéndote el chaleco de la fe y arrojándote con él, para que puedas flotar en el mar de la vida con total paz y tranquilidad”.
Roberto quedó maravillado con la explicación de su tío y le dio las gracias. Cabe mencionar que la maestra quedó impresionada con la tarea y sacó la nota más alta de la clase.

¡Suelta la cuerda! (Sobre la fe)

Cuentan que un alpinista, desesperado por conquistar el Aconcagua, inició su travesía, después de años de preparación. Subiendo por un acantilado a sólo cien metros de la cima, resbaló y se desplomó por los aires. Caía a gran velocidad, sólo podía ver veloces manchas más oscuras que pasaban en la misma oscuridad, y la terrible sensación de ser succionado por la gravedad.
Seguía cayendo… y en esos angustiantes momentos, le pasaron por su mente todos los gratos y no tan gratos momentos de su vida. Pensaba que iba a morir; sin embargo, de repente, sintió un tirón muy fuerte que casi lo partió en dos… Sí, como todo un alpinista experimentado, había clavado estacas de seguridad con candados a una larguísima soga que lo amarraba de la cintura.
Después de un momento de quietud, suspendido por los aires, gritó con todas sus fuerzas:
- ¡Ayúdame Dios mío!…
De repente, una voz grave y profunda de los cielos le contestó:
- ¿Qué quieres que haga, hijo mío?
- Sálvame, Dios mío.
- ¿Realmente crees que te puedo salvar?
- Por supuesto, Señor.
- Entonces, corta la cuerda que te sostiene…
Hubo un momento de silencio y quietud. El hombre se aferró más a la cuerda y reflexionó…
Cuenta el equipo de rescate que al día siguiente encontraron colgado a un alpinista muerto, congelado, agarrado fuertemente con las manos a una cuerda… a tan solo un metro del suelo.

lunes, 11 de febrero de 2013

Explicación Calendario Litúrgico

Breve explicación del Calendario Litúrgico a un niño de 5 años, utilizando manipulativos que hice en casa: Nombre de los tiempos, su orden y los colores principales. Visita Familia Católica para más ideas de cómo vivir la fe en familia: http://familiacatolica-org.blogspot.com/


viernes, 8 de febrero de 2013

¿Cómo enseñaba Jesús?: El método de Emaús, una enseñanza en 5 pasos

“Mientras hablaban y se hacían preguntas, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos” (Lc. 24, 15)

Esta tarde preparando mi agenda semanal recordé un pasaje de Lucas, el camino de Emaús (Lc. 24, 13-35). Un profesor que tuve hace años en Bogotá nos enseñó a descubrir en dicho texto una secuencia interesante sobre el modelo pedagógico de Jesús.

Aunque la idea no es mía, se me ocurre bautizarlo, a título de ensayo, como el Método de Emaús.

Leyendo el pasaje es posible descubrir como el Señor desarrolla su enseñanza en 5 pasos:
 
1. ¿Qué les preocupa?  
Los dos discípulos caminan de Jerusalén a Emaús, una distancia de unos 11 kilómetros. Están desanimados, tristes, y hablan sobre los acontecimientos recientes: el juicio de su Maestro, la muerte en Cruz,…Es interesante que Jesús se acerca y se pone a caminar con ellos.

Caminar con el educando, acercarse, compartir su mundo, ponerse en la piel del joven. Su pregunta es interesante: ¿De qué hablan mientras van de camino? ¿Qué les preocupa?

2. Escuchar-dialogar
La pregunta de este inesperado compañero de viaje abre el diálogo: le cuentan no sólo objetivamente lo sucedido, sino sus emociones y sentimientos. Jesús toma nota, escucha, se asombra, participa, es un diálogo en toda regla.

Escuchar al otro, partir de su realidad concreta, no es un alumno ideal, es este chico o esta chica que está aquí, con sus problemas, sus preocupaciones, intereses y necesidades,… Descubrir además que detrás de las palabras hay experiencias, emociones, sentimientos, una vida,…

3. Iluminar desde la Palabra
Esa realidad que inquieta, aquello que genera preguntas, que desconcierta, Jesús lo va a iluminar con la Palabra: “Y empezando por Moisés y continuando por todos los profetas, les explicó lo que había sobre él en todas las Escrituras” (Lc. 24, 27).

Los discípulos está atentos, hay motivación en escuchar porque el misterioso compañero resuelve una necesidad que tienen: aclarar el sentido de los tristes acontecimientos vividos en Jerusalén. Incluso sienten que su corazón arde cuando habla su misterioso compañero.

4. Profundizar-Descubrir
 
Pero no basta con explicaciones bíblicas, el conocimiento obtenido invita a descubrir verdades más hondas, invita a profundizar, y que se desvele el rostro del Maestro. Eso sucede en la fracción del Pan, el memorial del Señor, allí le descubren vivo y enseguida desaparece. Pero ahora es distinto, ahora saben por experiencia que resucitó, y que los acontecimientos de la pasión y muerte de su líder tienen un significado.

El fin de toda enseñanza en la Iglesia es llevar a la gente a la misma experiencia de los discípulos de Emaús: descubrir a Jesús resucitado.

5. Compartir la experiencia
Los discípulos vuelven a Jerusalén y comparten con los apóstoles lo que han vivido y como han reconocido a Jesús en la fracción del Pan. Es la hora del testimonio para que la fe común se edifique, de evaluar con otros la experiencia vivida.

Descubro en este pasaje la sensibilidad de Jesús frente a la realidad concreta de sus interlocutores. El Maestro viene a hacer camino, viene con talante dialogal y abierto,…No se les presenta de improviso y les anuncia su resurrección. Los va preparando gradualmente: el camino, las preguntas, las palabras de la Biblia,…hasta que ellos mismos lo descubren en el Pan: ¡Es Jesús!
 
Destaco el sabor eucarístico de este pasaje, la brisa pascual que lo recorre, la profunda humanidad del Cristo resucitado.

¡Qué el Señor nos conceda estar atentos a las preocupaciones de nuestros alumnos y que sepamos hacer camino con ellos, iluminando su vida con la Palabra, para que nuestra enseñanza les ayude a descubrir a Jesús, vivo y resucitado! Amén.

Para los que quieran profundizar en el tema pueden consultar: La pedagogía de Jesús de Nazaret
 
 
 

lunes, 4 de febrero de 2013

El Concilio en viñetas inunda la red

Basta poner "Concilio Vaticano II cómic" y el buscador se inunda de páginas web, blogs e imágenes del cómic que ha publicado la Delegación Diocesana para la Causa de los Santos de Málaga, con motivo del Año de la Fe. Con el título: "Concilio Vaticano II. Huracán de un nuevo Pentecostés", recoge el desarrollo de este acontecimiento fundamental de la historia reciente de la Iglesia Católica.
 
Son numerosos los lugares de España y Latinoamérica a los que ha llegado vía internet, la mayoría de ellos, no sólo hablan de la publicación, sino que además ponen a disposición del usuario el pdf del propio cómic titulado "Concilio Vaticano II. Huracán de un nuevo Pentecostés", que recoge el desarrollo de este acontecimiento fundamental de la historia reciente de la Iglesia Católica. Tanto su guionista, Pedro Sánchez Trujillo, como sus dibujantes Raquel Bernal y Curro Cervantes, se muestran encantados con esta repercusión que ha alcanzado.


Fuente: Diócesis de Málaga

viernes, 1 de febrero de 2013

CULTIVAR LA FE - Resúmenes de la Fe Cristina

Estos textos breves, preparados por teólogos y canonistas -muchos de ellos profesores de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz (Roma)-, ofrecen una exposición sintética de las enseñanzas de la Iglesia Católica.
 
Su interés, por tanto, es primordialmente catequético. De ahí que la fuente principal sea el Catecismo de la Iglesia Católica, con las oportunas llamadas a la Sagrada Escritura, a los Padres de la Iglesia y al Magisterio.

Constituye además un particular punto de referencia la predicación de San Josemaría Escrivá de Balaguer, maestro de espiritualidad laical e inspirador de una teología para la existencia cotidiana (José Manuel Martín, editor de la sección).